Cómo elevar tu autoestima, 10 prácticas para lograrlo

Todas hemos tenido o tenemos momentos en los que nos falta confianza y no nos sentimos bien con nosotras mismas. Pero cuando la baja autoestima perdura a lo largo del tiempo, puede tener un efecto dañino en nuestra salud mental y en nuestra vida cotidiana. No dejaremos que eso suceda, veremos cómo elevar tu autoestima de forma práctica.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es la opinión que tenemos de nosotras mismas.

Cuando tenemos una autoestima saludable, tendemos a sentirnos positivas con nosotras  y con la vida en general. Nos hace más capaces de afrontar los altibajos que implica el simple hecho de existir.

Cuando nuestra autoestima es baja, tendemos a vernos a nosotras mismas y a nuestra vida de una manera más negativa y crítica. También nos sentimos menos capaces de asumir los desafíos que ésta nos presenta.

¿Qué causa la baja autoestima?

La baja autoestima a menudo comienza en la niñez. Nuestros maestros, amigos, hermanos, padres e incluso los medios de comunicación nos envían mensajes positivos y negativos sobre nosotras mismas. 

Por alguna razón, el mensaje de que no eres lo suficientemente buena es el que se ha quedado contigo.

Quizás te resultó difícil estar a la altura de las expectativas que otras personas tenían de ti, o de las tuyas propias.

El estrés y los acontecimientos difíciles de la vida, como una enfermedad grave o un duelo pueden tener un efecto negativo en la autoestima. La personalidad también puede influir, ya que algunas personas son más propensas a los pensamientos negativos.

¿Cómo nos afecta la baja autoestima?

Si tienes baja autoestima o confianza, puede que te escondas de ciertas situaciones sociales, dejes de probar cosas nuevas y evites las que te resulten desafiantes.

A corto plazo, evitar situaciones desafiantes y difíciles puede hacer que te sientas segura. Pero, a largo plazo, esto puede ser contraproducente porque refuerza tus dudas y temores subyacentes. Te enseña la inútil regla de que la única forma de afrontar la situación es evitando las cosas.

Vivir con baja autoestima puede dañar tu salud mental y provocar problemas como depresión y ansiedad. O llevarte a desarrollar malos hábitos, como una forma de afrontar la situación. Así es que ATENTA.

¿Cómo elevar tu autoestima?

Para aumentar tu autoestima, debes identificar las creencias negativas que tienes sobre ti misma y luego desafiarlas.

Puede que te digas frases como… «no soy capaz de tal cosa», «nadie se preocupa por mí», “quién soy yo para opinar de tal tema”, etc.

Empieza a anotar estos pensamientos negativos y escríbelos en un diario o en tu agenda. Pregúntate cuándo comenzaste a tener estos pensamientos.

A continuación, comienza a escribir algunas pruebas que desafíen estas creencias negativas, como «Soy muy buena resolviendo problemas «, «Mi hermana llama para charlar todas las semanas» o “Puedo opinar sobre cualquier tema porque tengo la libertad para hacerlo”.

Escribe otras cosas positivas sobre ti, como «Soy reflexiva» o «Soy una gran cocinera» o «Soy alguien en quien los demás confían».

También escribe algunas cosas buenas que otras personas digan de ti.

Trata de tener al menos 5 cosas positivas en tu lista y agrega más regularmente. Luego pon tu lista en algún lugar donde puedas verla o debes acordarte de leerla con frecuencia. De esa manera, puedes seguir recordándote a ti misma lo valiosa que eres.

Es posible que ahora tengas poca confianza debido a lo que sucedió cuando estabas creciendo, pero podemos crecer y desarrollar nuevas formas de vernos a nosotras mismas a cualquier edad.

Otras formas de elevar tu autoestima

Aquí te dejo 10 prácticas simples que pueden ayudarte a sentirte mejor contigo misma.

  • Deja de preocuparte por lo que piensan los demás.

Cuando te preocupas por lo que los demás pensarán de ti, nunca te sentirás libre para ser completamente tú misma. Toma la firme decisión de dejar de preocuparte por lo que piensen los demás; comienza a tomar decisiones basándote en lo que tu quieres, no en lo que crees que los demás quieren de ti.

  • Utiliza correctamente las afirmaciones positivas

Afirmaciones positivas como «¡Voy a tener un gran éxito!» son extremadamente populares, pero tienen un problema crítico: tienden a hacer que las personas con baja autoestima se sientan peor consigo mismas. ¿Por qué? Porque cuando nuestra autoestima es baja, tales declaraciones son simplemente demasiado contrarias a nuestras creencias existentes. Irónicamente, las afirmaciones positivas funcionan para aquellas cuya autoestima ya es alta. Para que las afirmaciones funcionen cuando tu autoestima está rezagada, modifícalas para hacerlas más creíbles. Por ejemplo, cambia «¡Voy a tener un gran éxito!» por «¡Voy a perseverar hasta lograrlo!»

  • Identifica tus competencias y desarróllalas

La autoestima se construye demostrando habilidades y logros reales en áreas de nuestra vida que nos importan. Si te enorgullece ser una buena cocinera, organiza más comidas. Si eres una buena corredora, apúntate a las carreras y entrena para ellas. En resumen, descubre tus competencias básicas y encuentra oportunidades que las acentúen. Tendemos a disfrutar haciendo las cosas en las que somos buenas, lo que puede ayudarte a mejorar tu estado de ánimo.

  • Construye relaciones positivas

Si encuentras que ciertas personas tienden a desanimarte, trata de pasar menos tiempo con ellas o diles cómo te sientes acerca de sus palabras o acciones.

Trata de entablar relaciones con personas positivas y que te aprecien. Por que ya sabes, si no suman, restan.

  • Aprende a aceptar cumplidos

Uno de los aspectos más complicados para mejorar la autoestima es que cuando nos sentimos mal con nosotras mismas, tendemos a ser más resistentes a los cumplidos, aunque es cuando más los necesitamos. Por lo tanto, fíjate el objetivo de tolerar los cumplidos cuando los recibas, incluso si te hacen sentir incómoda (y lo harán). La mejor manera de evitar las reacciones reflexivas de rechazar cumplidos es preparar respuestas simples y entrenarte para usarlas automáticamente siempre que recibas un buen comentario (por ejemplo, «Gracias» o «Qué amable de tu parte»). Con el tiempo, el impulso de negar o rechazar los cumplidos se desvanecerá, lo que también será una buena indicación de que tu autoestima se está fortaleciendo.

  • Elimina la autocrítica e introduce la autocompasión

Uno de los aspectos más complicados para mejorar la autoestima es que cuando nos sentimos mal con nosotras mismas, tendemos a ser más resistentes a los cumplidos, aunque es cuando más los necesitamos. Por lo tanto, fíjate el objetivo de tolerar los cumplidos cuando los recibas, incluso si te hacen sentir incómoda (y lo harán). La mejor manera de evitar las reacciones reflexivas de rechazar cumplidos es preparar respuestas simples y entrenarte para usarlas automáticamente siempre que recibas un buen comentario (por ejemplo, «Gracias» o «Qué amable de tu parte»). Con el tiempo, el impulso de negar o rechazar los cumplidos se desvanecerá, lo que también será una buena indicación de que tu autoestima se está fortaleciendo.

  • Ten proyectos

Tener proyectos en tu vida te mantiene con la cabeza ocupada. ¿Qué estás construyendo? ¿Cuál es tu meta? Tener algo que conquistar o que conseguir son el tipo de cosas que nos ayudan a levantarnos cada día con ilusión y entusiasmo. Le da sentido a nuestra existencia y nos permite tener siempre anhelos, deseos, motivos y razones para seguir viviendo y para trascender las dificultades que nos presenta el mundo cotidianamente.

  • Empieza a decir «no»

Las personas con baja autoestima a menudo sienten que tienen que decir que sí a otras personas, incluso cuando en realidad no quieren hacerlo.

El riesgo es que te sientas sobrecargada, resentida, enojada y deprimida.

En su mayor parte, decir NO, no altera las relaciones. Yo te sugiero apelar a la creatividad y seguir diciendo que no, de diferentes maneras, hasta que entiendan el mensaje.

  • Ponte un desafío

Todas nos sentimos nerviosas o temerosas de hacer cosas a veces. Pero las personas con una autoestima saludable no permiten que estos sentimientos les impidan probar cosas nuevas o asumir desafíos.

Fíjate una meta, como unirte a una clase de ejercicios, asistir a una reunión social, o conseguir un nuevo cliente. Alcanzar tus metas te ayudará a aumentar tu autoestima.

  • Enumera tus logros

Piensa en todas las cosas que has logrado y luego escríbelas. Haz una lista de todo lo que has hecho de lo que te sientas orgullosa, de todo lo que has hecho bien. Revisa tu lista cuando necesites un recordatorio de tus capacidades.

Conclusión

Como conclusión solo me queda decirte que el viaje de elevar tu autoestima será un desafío, pero el desafío es lo que construye profundidad, fuerza, carácter y resistencia. Si la recompensa es una mayor autoestima, que conduce a mejores relaciones, una mejor carrera, mayor salud y bienestar, más éxito y felicidad, vale la pena.

Si bien vives en una sociedad en la que te bombardean constantemente con mensajes de que no eres suficiente y de cómo podrías ser mejor, recuerda esto:

Mereces amor, felicidad y éxito. Eres imperfectamente perfecta. No es por casualidad que hayas llegado aquí, a este planeta, en este momento. Disfruta de la vida, te lo mereces.

Comparte con esa amiga emprendedora

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

dos + 8 =